( PDF ) Rev Osteoporos Metab Miner. 2012; 4 (3): 4-9

 

SESIÓN 1

1. Influencia de los niveles de 25-OH-vitamina D sobre la densidad mineral ósea y otras variables clínicas y bioquímicas en pacientes con hiperparatiroidismo primario
Piedra M, Ramos L, Berja A, Gómez-García JM, Paule B, Rentería C, García-Unzueta MT, Amado Señaris JA
Hospital Universitario Marqués de Valdecilla (Cantabria)

Objetivos: El déficit de vitamina D es frecuente en los pacientes con hiperparatiroidismo primario (HPP). Es posible que las complicaciones del HPP estén influidas por dicho déficit aunque aún no se conoce con exactitud en qué grado. Nuestro objetivo es valorar si las características de los pacientes con HPP son diferentes en función de los niveles de 25-OH-Vitamina D (25-OH-D).
Métodos: Se estudiaron 235 pacientes con HPP evaluando pará-metros clínicos, bioquímicos y la densidad mineral ósea (DMO)medida por DEXA. Se estableció el punto de corte entre suficiencia y deficiencia de 25-OH-D en 20 ng/mL. Los datos se analiza-ron con el programa estadístico SPSS 16.

Resultados:La edad media de los pacientes fue 65,4±12,7 años con un índice de masa corporal (IMC) medio de 28,8±5,2 kg/m2 y el 85,6% de los pacientes fueron mujeres. La mediana de los niveles de PTH fue 183 pg/mL (58,8-1279) y de 25-OH-D de 17,3 ng/mL (3-93). Un 71% de todos los pacientes presentaban niveles de 25-OH-D por debajo de los 20 ng/mL. No se encontraron diferencias en cuanto a la distribución de las variables sexo, fracturas o litiasis en función de la deficiencia o suficiencia de 25-OH-D. No se encontró correlación entre los niveles de 25-OH-D y el IMC, los niveles de 1,25-(OH)2 D o de calcio total e iónico, ni con la DMO en columna lumbar (CL) o en cadera total (CT). Se observó correlación negativa entre los niveles de 25-OH-D y la edad (r=-0,145, p=0,034), los niveles de PTH (r=-0,369, p<0,001), los niveles de PINP (r=-0,175,p=0,031) y los niveles de Crosslaps-β (r=-0,175, p=0,031). Se observó correlación positiva entre los niveles de 25-OH-D y la DMO encuello femoral (CxF) (r=0,177, p=0,01) y en radio distal (Rad1/3)(r=0,220, p=0,016). En un modelo de regresión lineal múltiple (RLM)para la DMO de CxF los factores que influyeron por orden de mag-nitud del efecto fueron los siguientes: la edad avanzada, el menor IMC, el sexo femenino y los niveles mayores de 25-OH-D. En un modelo similar para la DMO de Rad1/3 los factores por orden de la magnitud de su influencia fueron los siguientes: el sexo femenino, la edad avanzada y los niveles menores de PTH.
Conclusiones:1) No existe relación entre los niveles de 25-OH-D y el sexo, la frecuencia de fracturas o litiasis, el IMC, los nive-les de 1,25-(OH)2 D ni con la DMO en CL o en CT. 2) Se observó correlación negativa entre los niveles de 25-OH-D y la edad, los niveles de PTH, los niveles de PINP y los niveles de Crosslaps-βy correlación positiva entre los niveles de 25-OH-D y la DMO en CxF y en Rad1/3. 3) El modelo de RLM confirma la influencia de los niveles de 25-OH-D sobre la DMO en CxF pero no sobre la DMO en R1/3.

2. Correlación entre el desarrollo de la enfermedad y los marcadores de remodelado óseo en pacientes con cáncer de vejiga o riñón y metástasis óseas
De la Piedra Gordo C1, Bellmunt F2, Esteban E3, Climent MA4, González B5, Álvarez-Ossorio JL6, Chirivella I7, Mellado B8, Lara PC8, Alcaraz A9
1 Instituto de Investigación Sanitaria Fundación Jiménez Díaz. Madrid;2 Hospital del Mar. Barcelona; 3 Hospital Universitario Central de Asturias. Oviedo; 4 Instituto Valenciano de Oncología. Valencia; 5 Hospital Son Llatzer, Mallorca (Baleares); 6 Hospital Puerta del Mar. Cádiz; 7 Hospital Clínico Universitario de Valencia; 8 Hospital Universitario de Gran Canaria Dr. Negrín. Las Palmas; 9 Hospital Clínic de Barcelona

Objetivos: La presencia de metástasis óseas (MO) altera el remodelado óseo. Debido a ello, los niveles de los marcadores bioquímicos de remodelado óseo (MRO) podrían correlacionarse con el número de eventos relacionados con el esqueleto (EREs), progresión de la enfermedad y muerte. El objetivo de este trabajo es estudiar la posible correlación entre MRO, progresión de la enfermedad, EREs y muerte en pacientes con cáncer de riñón (CaR) o vejiga (CaV) tratados con ácido zoledrónico (ZA).
Métodos: Se trata de un estudio observacional, prospectivo y multicéntrico de ámbito nacional. Se incluyeron 39 pacientes con CaR y 34 con CaV y MO. Los pacientes tenían una edad media de 65,1 años (CaR) y 64,4 años (CaV). El tiempo medio trascurrido entre el diagnóstico del cáncer y la detección de las MO fue de 6,2 meses en CaR y 2,4 en el CaV. En el momento del comienzo del estudio el 56,4% de los pacientes con CaR habían presentado EREs, así como el 50% de los pacientes con CaV. Como marcadores de remodelado óseo se estudiaron el isómero β del telopéptido carboxiterminal del colágeno I (β-CTX) y la fosfatasa alcalina ósea (FAO) por ELISA (IDS, UK), y el propéptido aminoterminal del procolágeno I (PINP) mediante un ensayo automático por electroquimioluminiscencia (Elecsys, Roche). Los marcadores fueron determinados en condiciones basales (V0 ) y cada tres meses de tratamiento hasta el mes 18 (V6). Todos los pacientes comenzaron el tratamiento con ZA, 4 mg cada 3-4 semanas, al comienzo del estudio.
Resultados: Presentaron niveles patológicamente elevados al comienzo del estudio: 47,4% β-CTX, 59% FAO y 31% PINP los pacientes con CaR; 71,9% β-CTX, 76,5% FAO y 81,3% PINP los pacientes con CaV. Después de 6 meses de tratamiento permanecieron con niveles elevados: 0%, 21,1% y 26,7% CaV y 0%,18,2% y 10% CaR respectivamente. Los niveles normalizados permanecieron así hasta los 18 meses de seguimiento. La reducción en los niveles del β-CTX desde los niveles basales a los de los 3meses de tratamiento se correlacionó con un menor riesgo de progresión de la enfermedad (p=0,0084) y de muerte (p=0,0232)en el CaR, así como con la muerte (p=0,0189) en el CaV (análisis por regresión de Cox).
Conclusiones: Es frecuente observar una elevación de los niveles de los marcadores de remodelado óseo en los pacientes con CaR o CaV y MO, que disminuye significativamente tras el tratamiento con ZA. Se observa una asociación significativa entre la elevación de los niveles β-CTX y la progresión de la enfermedad y la muerte (en el caso del CaR), así como con la muerte en elcaso del CaV, a través de los 18 meses de seguimiento.

… (Ver PDF para consultar todas las Comunicaciones Orales del Congreso)