( PDF ) Rev Osteoporos Metab Miner. 2011; 3 (3): 10-37

 

SESIÓN 11. Diferencias en la respuesta al tratamiento de la osteoporosis con risedronato entre hombres y mujeres
Moro Alvarez MJ1, Cabello A2, Angelina M2, Asenjo M2, Andrade M2, Díaz-Curiel M2
1 Hospital de la Cruz Roja. Madrid
2 Fundación Jiménez Díaz. Madrid

Objetivos: Este estudio intenta comparar el impacto de la diferencia de género en la efectividad del tratamiento con risedronato en pacientes con osteoporosis.
Métodos: Estudio retrospectivo y observacional realizado en hombres y mujeres con osteoporosis/osteopenia en un hospital terciario. Los pacientes no habían recibido tratamiento previo con bisfosfonatos y fueron tratados con risedronato 35 mgrs semanales durante un año. Utilizamos el algoritmo FRAX® para calcular la probabilidad a 10 años de fractura de cadera y de una fractura osteoporótica mayor (fx vertebral clínica, brazo, cadera u hombro). La densidad mineral ósea (DMO) se valoró con densitómetro de rayos X de doble energía (c.v. in vivo1,2%), en la columna lumbar (L2-L4) (CL), cuello de femur (CF) y femur total(FT) basalmente y al año de tratamiento

Resultados: Se incluyeron en el estudio 19 hombres y 36 mujeres. La edad media era de 66,26 años (rango 45-89 años) y 66,33 años(rango 48-84 años) respectivamente. Un 73,7% de los hombres y un 44,4% de las mujeres habían sufrido fracturas previas, siendo las fracturas vertebrales las más frecuentes en ambos grupos. Ninguno de los hombres había recibido tratamiento previo; mientras que el 22% de las mujeres (8 pacientes) habían tomado raloxifeno. 63,2% de los hombres y 69,4% de las mujeres presentaban osteoporosis en CL, mientras que el 26,3% de los hombres y el 50%de las mujeres lo hacían en CF y 10,5% de los hombres y 19,4% de las mujeres en el FT. El riesgo basal para fractura mayor (FRAX) fue de 7% en hombres y 11,5% en mujeres con una diferencia esta-dísticamente significativa (p=0,02); para fractura de cadera, el riesgo fue de 3,5% en hombres y 5% en mujeres, con una diferencia estadísticamente significativa (p=0,01). Después de 1 año de tratamiento, la DMO aumentó en los hombres un 5% en CL, 0,5% en CF y 2,2% en FT, mientras que en las mujeres este aumento fue de 2,64%, 2,41% y 1,21% respectivamente. El índice FRAX disminuyó para fractura mayor y para fractura de cadera 1,42% y 2,24% respectivamente en hombres, 4,82% y 6,59% respectivamente en mujeres. Estas diferencias no fueron estadísticamente significativas.

Conclusiones: Aunque el tratamiento con risedronato durante 1 año mejoró la masa ósea y disminuyó el riesgo de fractura en hombres y mujeres, este estudio no ha encontrado diferencias estadísticamente significativas entre ambos grupos independiente de su riesgo basal previo con el FRAX. Sin embargo hemos observado una reducción mayor del riesgo de fractura en mujeres. Es posible que una muestra de pacientes más numerosa muestre diferencias claras entre ambos géneros.

2. Prevalencia de hipovitaminosis D en pacientes que presentan fractura osteoporótica procedentes de nuestra consulta de metabolismo óseo
Pastor Cubillo MD1, Campos Fernández C1, Rueda Cid A1, González-Cruz Cervellera MI2,Beltrán Catalán E2, Calvo Catalá J2
1 Consorcio Hospital General Universitario de Valencia
2 Seguridad y eficacia de PTH1-84. Estudio observacional y retrospectivo. Valencia

El déficit de vitamina D constituye un factor de riesgo para el desarrollo de osteoporosis y secundariamente de fracturas, evidenciado en múltiples estudios que sugieren que el riesgo de caídas y fracturas es menor cuando las cifras de vitamina D son las adecuadas. El valor óptimo de calcidiol sérico no está definido. Recientemente se han modificado los parámetros: hablamos de deficiencia <20ng/ml, e insuficiencia si es inferior a 30 ng/ml, basado en estudios que demuestran que por debajo de este nivel se produce un aumento de la PTH o hiperparatiroidismo secundario.
Objetivos: Valorar la prevalencia de deficiencia e insuficiencia de 25 hidroxi-vitamina D3 en pacientes con antecedente de fractura osteoporótica procedentes de nuestra consulta de Metabolismo Óseo.
Métodos: Se valoró la 25 hidroxi-vitamina D3 en 278 pacientes(23 hombres y 255 mujeres) procedentes de nuestra consulta de Metabolismo Óseo en la ciudad de Valencia. La 25 hidroxi-vitamina D3 se cuantificó por radioinmunoanálisis. Se recogió la toma de calcio y vitamina D y demás tratamientos de osteoporosis, la edad, el sexo, la fecha de extracción del análisis, las cifras de calcio en sangre y orina de 24 h, de PTH, de fosfatasa alcalina, de FATR, osteocalcina, y CTX y si habían presentado fracturas osteoporóticas.
Resultados: De los 278 pacientes estudiados, 44 presentaban antecedente de fractura osteoporótica (15,82%) y 27 de ellos (61,36%), presentaba deficiencia o insuficiencia de vitamina D.
Discusión: Se observa una elevada prevalencia de insuficiencia y deficiencia de vitamina D en el grupo de pacientes diagnosticados de fractura osteoporótica en nuestra consulta reumatológica en Valencia.
Conclusiones: Consideramos indispensable alcanzar niveles óptimos de vitamina D en la población, lo que conseguiremos con medidas higiénico-dietéticas adecuadas, además de suplementos por parte del médico de familia o reumatólogo cuando así se considere oportuno.

… (Ver PDF para consultar todas las Comunicaciones Póster del Congreso)