Revista de Osteoporosis y Metabolismo Mineral

Empresas Colaboradoras:

Revista según normas "Uniform Requirements for Manuscripts Submitted to Biomedical Journals" www.icmje.org

La Revista se adhiere a los principios y procedimientos dictados por el "Committee on Publication Ethics (COPE)" www.publicationethics.org

Visitantes desde 2015
AmazingCounters.com

 

Categoría: 120110304

Isoflavonas y hueso

La aparición de escalas de predicción de riesgo absoluto de fractura por fragilidad y la consiguiente definición de umbrales de intervención farmacológica, han limitado significativamente el número de mujeres elegibles para tratamiento entre las que viven sus primeros años de posmenopausia. Hay certeza sobre el deterioro que muchas de ellas sufren en cuanto a su metabolismo óseo como consecuencia del brusco hipogonadismo, pero no hay estrategias definidas de uso de fármacos para limitar el fenómeno. En su momento, la terapia hormonal solucionaba este problema, pero la limitación de uso a mujeres con síntomas de entidad suficiente como para afectar la calidad de vida, ha dejado a muchas usuarias sin opción eficaz. Es verdad que los hábitos de vida, singularmente dieta y ejercicio, alivian el problema, pero no acaban de constituirse como solución plenamente satisfactoria. Los avances que se están produciendo en el mecanismo de acción de extractos de plantas, tanto en formas moleculares puras preparadas con calidad igual a la de medicamentos (EFP, especialidad farmacéutica publicitaria), o alimentos en los que se encuentran a concentraciones suficientes (alimentos funcionales), están abriendo algunas expectativas. Se ha progresado significativamente en el conocimiento de los mecanismos moleculares de muchas de estas sustancias, singularmente de las isoflavonas. Aunque con diferencias entre sus componentes, sabemos que son capaces de activar receptores de estrógenos, particularmente la isoforma β, y que ello es seguido de puesta en marcha de distintas vías de señalización en diversos modelos experimentales, fundamentalmente celulares. La cuestión fundamental, sin embargo, es cuál es su trascendencia real en la clínica.
A este nivel, las evidencias son más limitadas y, hasta la fecha, aún confusas. Por un lado está la asignatura pendiente de los síntomas, donde hay pocos estudios clínicos de calidad, y los que hay presentan dificultades derivadas de la inclusión de grupos con número bajo de participantes o de otros inconvenientes de índole metodológica. Por otro, está la cuestión de su eventual eficacia como limitantes en enfermedades crónicas que de una forma más o menos clara presentan raíces en el hipogonadismo, tales como la enfermedad cardiovascular o la osteoporosis. Las cuestiones relativas a la primera han sido recientemente revisadas [1], y respecto a la segunda, es particularmente bienvenido el artículo de García-Martín y cols. en este número [2].

Leer más

Cambios en marcadores del metabolismo óseo y parámetros ultrasónicos en mujeres postmenopáusicas inducidos por isoflavonas de soja

Introducción: Los resultados de los trabajos publicados sobre el papel de las isoflavonas en la prevención de la osteoporosis postmenopáusica son contradictorios. El objetivo de nuestro estudio es evaluar los efectos de la intervención nutricional con un producto lácteo enriquecido con isoflavonas de soja sobre el metabolismo óseo en mujeres postmenopáusicas españolas.
Sujetos y método: Estudio aleatorizado, controlado y a doble ciego, realizado en 99 mujeres postmenopáusicas que fueron distribuidas en dos grupos: el grupo S (n=48), con consumo de un producto lácteo enriquecido con isoflavonas de soja (50 mg/día), y el grupo C (n=51), con consumo de un producto lácteo control durante 12 meses. Se evaluaron basalmente y al año parámetros hormonales y marcadores del metabolismo óseo. Se utilizó ultrasonido del calcáneo (QUS, Hologic Sahara®, Carolina del Norte, EE.UU.) como técnica de evaluación de masa ósea.
Resultados: A los 12 meses, se produjo un descenso en los niveles séricos de fosfatasa ácida tartrato resistente y osteoprotegerina (2,18 ± 0,8 vs. 1,76 ± 0,54 U/l, p<0,001, y 5,21 ± 3,36 vs. 3,89 ± 1,47 pmol/L, p=0,007, respectivamente) y un aumento de 25-OH-vitamina D (24,48 ± 9,85 vs. 28,18 ± 10,45 ng/ml, p<0,001), sin diferencias entre ambos grupos. No hubo cambios significativos en los parámetros hormonales y el resto de marcadores óseos. En cuanto al QUS, en la muestra total hubo un aumento de velocidad del sonido [SOS] (1517,86 ± 38,13 vs. 1525,11 ± 35,6 m/s, p=0,036), QUI (76,37 ± 19,87 vs. 80,82 ± 18,26, p=0,012), densidad mineral ósea estimada [Est. DMO] (0,408 ± 0,13 vs. 0,435 ± 0,12 g/cm², p=0,013) y T-score (-1,55 ± 1.12 vs. -1,31 ± 1,03, p=0,019). En el grupo S se produjeron cambios positivos en QUI (74,37 ± 18,87 vs. 78,83 ± 13,68, p=0,032) y Est. DMO (0,397 ± 0,12 vs. 0,423 ± 0,09 g/cm², p=0,04), mientras que el grupo C no hubo diferencias significativas.
Conclusiones: El consumo diario de estos productos lácteos aumenta los niveles de 25-OH-vitamina D y supone un descenso de los marcadores del metabolismo óseo. La dieta rica en isoflavonas de soja puede ser una opción como medida preventiva de los efectos óseos de la menopausia.

Leer más

Utilidad del FRAX® en el estudio de las fracturas en el paciente alcohólico

El FRAX® es una herramienta para predecir el riesgo de fractura a largo plazo. Aunque alcoholismo, hepatopatía e índice de masa corporal (IMC) están incluidos como factores de riesgo independientes, en el alcohólico existen otras variables, no incluidas en el FRAX®, que se asocian a una mayor prevalencia de fractura y/o a una mayor gravedad de la osteopenia. Es por ello pertinente comparar en una población de alcohólicos el poder predictivo de esta herramienta con el de otros parámetros como masa magra, masa grasa, función hepática, y cantidad de consumo de alcohol. Como parte de un proyecto diseñado con el objetivo de estudiar las fracturas incidentes en un colectivo de alcohólicos seguidos durante 10 años, analizamos en este estudio las diferencias del valor del FRAX®, masa magra, masa grasa, función hepática y cuantificación del consumo de alcohol entre pacientes con o sin fracturas prevalentes. Incluimos 57 alcohólicos varones, mayores de 40 años, bebedores de más de 200 g de alcohol/día durante largo tiempo, en los que se valoró la presencia de fracturas costales (24), vertebrales (13) o cualquier fractura (32) siguiendo criterios clínicos y radiológicos. El índice FRAX® para calcular el riesgo absoluto de fractura (presentes en 32 pacientes) era marcadamente superior al de otras variables, pero también había diferencias en el IMC, la masa grasa total, la masa grasa a nivel de ambos brazos y el tiempo de consumo de alcohol. En relación con las fracturas vertebrales, sólo hubo diferencias significativas con los años de consumo de alcohol, y en relación con la fractura costal, de nuevo la masa grasa total y la grasa a nivel de brazo derecho, pero no el FRAX®, mostraban diferencias significativas entre aquéllos pacientes con fractura y sin fractura. Por lo tanto, es posible que a la hora de predecir las fracturas incidentes en el alcohólico crónico, además del FRAX®, deban considerase otros factores como masa grasa y duración del consumo de alcohol.

Leer más

Riesgo de fractura según FRAX®, hipovitaminosis D, y calidad de vida en una población con fractura osteoporótica atendida en Atención Primaria: descriptiva basal de la cohorte VERFOECAP

Fundamento: El paciente con fractura osteoporótica en Atención Primaria ha sido poco estudiado. El estudio VERFOECAP tiene un doble objetivo: estimar si el riesgo de fractura (FRAX®) en pacientes fracturados es diferente en pacientes con y sin refractura, y estudiar la prevalencia de hipovitaminosis D y el impacto de la fractura en calidad de vida. Presentamos una descriptiva basal.
Material y método: Diseño y ámbito: estudio de cohortes prospectivo multicéntrico, en Atención Primaria (12 centros en Cataluña). Población: muestra aleatoria de pacientes con antecedente de fractura osteoporótica principal entre 2006 y 2008 atendidos en Atención Primaria. Recogida de información: en visita de inclusión, se recogió información clínica, cuestionarios de calidad de vida ECOS16 (específico) y EuroQol-5D (genérico), y se realizó una radiografía de columna y determinación de vitamina D en suero. Se realizará seguimiento hasta dos años. Análisis: Comparación entre grupos mediante T-test o Chi-cuadrado. Prevalencia de hipovitaminosis D e intervalo de confianza mediante test binomial.
Resultados: Se incluyó a 194 pacientes. Se calculó riesgo medio (desviación estándar) de fractura según FRAX® de cadera: 6,9% (6,4), y de fracturas osteoporóticas principales: 14,8% (8,6). EuroQol-5D mostró frecuentes limitaciones para caminar (47,6%) y para actividades cotidianas (45,5%); el 55,0% refirieron moderado dolor, y el 41,0% ansiedad/depresión. La puntuación ECOS-16 fue mayor en pacientes con historia de fractura vertebral (p<0,001). La prevalencia de hipovitaminosis D fue del 61,4% (IC 95%: 53,6%-68,9%).
Conclusiones: La cohorte VERFOECAP incluye pacientes con fractura osteoporótica atendidos en Atención Primaria de alto riesgo de refractura y con importante deterioro de la calidad de vida. En estos pacientes, el déficit de vitamina D es muy prevalente.

Leer más

Nutrición y osteoporosis. Calcio y vitamina D

El calcio y la vitamina D son elementos nutricionales fundamentales en la salud ósea a lo largo de toda la vida, en la consecución y mantenimiento del pico de masa ósea. En el tratamiento de la osteoporosis, la ingesta adecuada de calcio y la repleción de vitamina D resultan críticos para maximizar, en términos de eficacia antifractuaria, la respuesta a tratamientos osteo-activos: anticatabólicos y anabolizantes.
Los requerimientos diarios de calcio se estiman adecuados entre 1.000 y 1.200 mg y pueden obtenerse con relativa facilidad a partir de la dieta, o mediante alimentos suplementados. Sin embargo, una parte sustancial de la población no alcanza estos requerimientos. Además, pacientes con intolerancia a la leche, limitación de la secreción gástrica por edad, de causa autoinmune o por el empleo de agentes como la bomba de protones que la limitan, gastrectomía u otras causas, o malabsorción, hacen necesarios los suplementos de calcio nutricionales o farmacológicos. Los requerimientos de vitamina D se estiman en 800-1.000 UI, pero pocos alimentos la contienen, y la síntesis cutánea, incluso en áreas de alta insolación, resulta insuficiente, para obtener niveles séricos de 25(OH)D [marcador del estatus corporal en vitamina D] por encima de los 30 ng/mL, necesarios para una respuesta biológica óptima en hueso y otros órganos y tejidos diana, por lo que prácticamente siempre, debe efectuarse suplementación mediante alimentos reforzados con vitamina o D farmacológica.

Leer más

Perfil de acción de denosumab en el tratamiento de la osteoporosis

El reciente descubrimiento del sistema RANK/RANKL/OPG (RANK: receptor activador del factor nuclear κB; RANKL: ligando del receptor activador del factor nuclear κB; OPG: osteoprotegerina) como efector final en la patogénesis de la osteoporosis ha supuesto un importante avance en el desarrollo de nuevas opciones terapéuticas. Denosumab es un anticuerpo monoclonal humano que, al igual que la OPG, se une al RANKL impidiendo la activación del RANK. Por lo tanto, disminuye el recambio óseo y aumenta la densidad mineral ósea. Denosumab se administra de forma subcutánea cada 6 meses. Los ensayos clínicos han demostrado su eficacia en el aumento de la densidad mineral ósea y en la reducción de fracturas, así como su buen perfil de seguridad.

Leer más

Revistas científicas: consideraciones en torno a su devenir

Introducción
Desde que en 1665 se publicó la primera, el Journal de Savançs, las revistas científicas han sido el vehículo por excelencia de difusión de la información y el conocimiento científico, y el instrumento de comunicación entre investigadores pertenecientes a un mismo campo. En el marco general del proceso de comunicación científica “los autores recurren a las revistas científicas con la intención de asegurar la propiedad de sus ideas (registro público) y con la supuesta certeza de que el conocimiento publicado es válido, está contrastado científicamente y respeta las normas académicas del método científico, y ello porque ha sido evaluado justa e imparcialmente por los propios miembros de la comunidad científica, convirtiéndolas así en un instrumento de certificación y validación del conocimiento” [1].
La importancia de la revista científica alcanza su máximo exponente en el caso de la Medicina, donde son el medio más utilizado para intercambiar ideas, revisar y actualizar conocimientos, constituyendo un reflejo fiel del devenir de esta comunidad científica.
Desde su aparición en el siglo XVII, la evolución de las revistas científicas ha estado ligada a los cambios surgidos en la manera de hacer ciencia y muy especialmente a los acontecidos en el ámbito puramente tecnológico. En los últimos años, especialmente desde la aparición y generalización en los años 90 del uso de la Red Internet y tras su consolidación como principal medio de búsqueda de información y difusión de contenidos, estamos asistiendo a grandes transformaciones en el proceso de comunicación científica que afectan de modo directo a la forma en que se editan y dan a conocer las revistas: el paso de la modalidad impresa a la electrónica, la aparición y consolidación del movimiento de Acceso Abierto (Open Access) que ha modificado la forma de publicación, difusión y visualización de los conocimientos científicos, y la incorporación a las revistas científicas de las tecnologías propias de la llamada Web 2.0, “un sistema de aplicaciones en Internet con capacidad de integración entre ellas que facilitan la publicación de contenidos por los usuarios” [2], convirtiéndolas en productos más atractivos para el usuario final. Todo ello ha producido importantes modificaciones en las pautas editoriales de edición científica, y en el modo de consultar y participar en esas revistas. Creo que existen las condiciones para realizar una reflexión y tratar de dar respuesta a preguntas tales como: ¿Perdurará la edición impresa o se implantará definitivamente el formato digital? ¿Serán las revistas de pago por suscripción o de acceso libre? ¿Las revistas serán 2.0?
Teniendo en cuenta cómo y cuánto se ha transformado el escenario de la comunicación científica en los últimos años, a nadie se le escapará la dificultad que entraña predecir cómo serán las revistas científicas dentro de unos años, pero trataremos aquí de dar unas pinceladas que nos permitan vislumbrar, al menos, el escenario general.

Leer más

Elevada prevalencia de hipovitaminosis D en una población que acude a un Centro de Salud de Tenerife, Islas Canarias

Sr. Director:
Es bien conocida la existencia de hipovitaminosis D en la población, tanto en la general como en determinados grupos de pacientes [1,2], siendo más importante en las personas de edad que viven institucionalizadas en centros de crónicos [3].
Al ser Las Islas Canarias un archipiélago con un gran número de horas de sol y, por lo tanto, con una gran disponibilidad de lo que constituye la fuente natural de vitamina D, cabría esperarse una baja prevalencia de hipovitaminosis D en nuestra población; pero varios estudios realizados en nuestro medio han confirmado que las cifras de vitamina D son tan bajas como las existentes en otras localizaciones de España situadas más al Norte [4-8]. En este sentido, es muy llamativo el estudio realizado en alumnos de Medicina canarios, que al ser jóvenes, sanos y con los conocimientos necesarios sobre la fisiología de la Vitamina D, aún disponiendo de una gran número de horas de sol, presentaron una elevada prevalencia de hipovitaminosis D [9].

Leer más
Cargando